Equilibrio, prevención y mantenimiento de la salud

Las áreas que habrán de atenderse

Área afectiva: manera en que deseamos satisfacer nuestras necesidades de afecto y pertenencia, nuestras relaciones sociales y personales. Tiene que ver con dar y recibir amor, tener familia y una pareja.

Área profesional: planeación de la carrera o actividad laboral donde deseamos desarrollarnos en un futuro, aquí figuran objetivos como tener una ocupación, tener una carrera profesional, una ocupación y desarrollar ciertas habilidades en el trabajo, recibir capacitación y adiestramiento, obtener un estatus como trabajador, tener un negocio propio o ser gerente de una empresa.

Área social: se refiere a la forma en que nos relacionamos y proyectamos con los demás, tiene que ver con los amigos, la aprobación social y con hacer nuevas amistades.

Área espiritual: comprende la forma en que proyectamos nuestra vida interior, valores, ideales, creencias religiosas y la forma en que manifestamos nuestra religiosidad.

Área material: son los bienes materiales y físicos que deseamos lograr en un futuro, los cuales pueden ser uno de los motivos por los cuales trabajamos y nos esforzamos, tales como, una casa, automóvil, ropa, calzado, viajes, diversiones, dinero, etc.

Área física: se refiere a lo que queremos lograr con nuestro bienestar físico y personal, como lo es la salud y hacer ejercicio.

 

Metas

Son los logros que deseas conseguir. Las metas propuestas deben siempre conducir a elevar la autoestima, para elevar nuestra moral, ser mejores y que todo lo que se consiga sea el producto de nuestro propio esfuerzo. Las metas deben ser flexibles, pues conviene permitir cambios en las estrategias que se usen para alcanzarlas. Cuando se logra, nos sentiremos realizados y podremos seguir trabajando para lograr otros propósitos. Es importante estar alerta ante las situaciones y/o personas que puedan impedir el logro de aquellas metas propuestas, y sólo permitir la entrada de aquellas personas que nos acerquen al logro de nuestro proyecto de vida.

En la vida social, todo lo que logramos tiene que ver con personas. Vivimos en un permanente estado de interdependencia en el cual todos nos necesitamos mutuamente, y lo que uno hace afecta a los demás de distintas maneras. En virtud de que no es posible vivir y realizarse sino a través de la relación social, es fácil intuir que necesitamos aprender a relacionarnos para obtener y brindar más y mejores beneficios para todos. Ese es el destino del «animal político», del que habla Platón al referirse al hombre.

Sin embargo, no todo es tan sencillo, ya que cada quien se relaciona con los demás desde su nivel de conciencia, desde su equilibrio o su desorden interior, desde su manera particular de experimentar la vida e interpretarla; desde lo que aprendió y reforzó con el tiempo; es decir desde su desvalorización o desde su Autoestima. Cuando estamos centrados, satisfechos con lo que somos y confiados de nuestra capacidad para lograr objetivos, la manera como nos relacionamos con las personas suele ser transparente y honesta; nos acercamos a ellos para compartir y los valoramos por el simple hecho de ser humanos, de haber nacido. Esto es lo que se conoce como «relación primaria», vínculos que se basan en compartir lo que somos.

Un ejemplo

Una persona en consulta recuerda que durante el embarazo los padres se peleaban todo el tiempo y había mucho ruido. Esta persona ha sido asmática desde que nació, porque uno de los conflictos del asma, son las peleas familiares, esta persona a los 12 años sufría un asma tan intenso, que la llevan a un hospital en la montaña y mejora, pero no es la montaña, es estar fuera del clima de peleas de su familia, cuando la niña vuelve a casa, vuelve a sufrir asma. Cuando se hace adulta viaja fuera del país y su asma mejora, ya no está en contacto con sus padres sin embargo aún se gana con las peleas de sus padres enterándose por teléfono cuando les llama;  mis padres hablan peleas, yo hablo asma.

La solución pasa por darse cuenta del mensaje inconsciente aceptar que era una solución para los padres todas las misiones del hijo encomendadas, cumplieron un sentido de sobrevivencia del sistema familiar, eran útiles en el pasado y hoy en el presente el hijo pueda elegir por si mismo recuperar su lugar, tomar su propia misión de vida haciéndolo distinto en amor por el sistema familiar.

Cuando sí aceptas el proyecto de tus padres.  No hay dificultad, se les agradece y punto.

Contacto

     655 12 1 2 80

     976 29 24 97

info@ser-anima.es

Los principales síntomas de no estar alineado consigo mismo son:

  La persona se siente agobiada por las energías de los demás

  Se pierde en los otros

  Se siente desilusionada por la vida y se aísla

Cuando por fin logra alinearse con su verdadera naturaleza:

  Se sorprende con cada energía nueva y distinta que percibe

  Acepta su naturaleza cambiante

  Ya no es víctima de su gran sensibilidad

  Hace que en los grupos se sienta unida

En Ser-ÁNIMA, enseñamos a las personas a encontrar la felicidad y comprender que hacen con respecto a sí mismas, liberándolas de los traumas vividos desde su infancia. Aspiramos a dar a la humanidad una nueva forma de vivir modificando sus emociones, sus pensamientos y sus conductas, y encontrando su Libertad, en consecuencia, la persona pueda liberarse de su sufrimiento y de su estrés, lejos de los enfrentamientos y los conflictos que hace que el ser humano repita patrones de comportamientos.

Ser-ÁNIMA
Ser-ÁNIMA

Algunas de las sensaciones fisiológicas que ocurren con frecuencia

   Pesadez de una parte del cuerpo, o de todo el cuerpo

   Ligereza, como si una parte del cuerpo, o todo él fuera extraordinariamente liviano

   Sensación de acorchamiento, especialmente en las extremidades

   Sensación de hormigueo en las piernas o brazos

   Sensación de inmovilidad absoluta, de no poder mover el cuerpo a voluntad, incluso de pérdida de control

   Sensación de abandono del cuerpo

   Ausencia de cualquier sensación

  Excitación (que esconde un estado de tristeza)

Contacto

     655 12 1 2 80

     976 29 24 97

info@ser-anima.es